Mail: contacto@fundaciontierraaustral.cl

Avenida Vitacura

Santiago, Chile

  • Facebook Social Icon
Nueva ley sobre conservación privada
¿Que es el Derecho Real de Conservación (DRC)?

La ley del Derecho Real de Conservación (DRC) publicada en Junio del 2016, busca promover la participación del sector privado en la conservación del patrimonio ambiental de Chile. Por medio de esta ley se establece una nueva herramienta legal para que propietarios privados puedan proteger y conservar el valor ambiental de sus predios, de ciertos atributos o funciones de este. En ese sentido, el DRC permite que el propietario de un predio, de manera libre y voluntaria, constituya un acuerdo en beneficio de una persona natural o jurídica; que establece ciertas condiciones o restricciones al inmueble para favorecer la conservación de su patrimonio ambiental. Por otro lado, el DRC también permite que una parte interesada en conservar el patrimonio ambiental de un lugar que no es de su propiedad, ya sea porque poseen intereses científicos, farmacéutico o cualquier otro interés económico relacionado a la conservación de un área; pueda establecer un acuerdo con el propietario del lugar para que éste se comprometa a conservar el área a cambio de un monto acordado por ambas partes, abriendo las puertas a la generación de un mercado entorno a servicios ecosistémicos. 

¿Cómo funciona el DRC?

 

El DRC debe incluir al menos 1 de los siguientes aspectos en el acuerdo:

  • Restricción o prohibición de destinar el inmueble a uno o más fines como inmobiliarios, comerciales, turísticos, industriales, de explotación agrícola, forestales o de otro tipo.

  • Obligación de hacerse cargo o de contratar servicios para la mantención, limpieza, descontaminación, reparación, resguardo, administración o uso y aprovechamiento racionales del bien raíz.

  • Obligación de ejecutar o supervisar un plan de manejo acordado en el contrato constitutivo, con miras al uso y aprovechamiento racionales de los recursos naturales del inmueble gravado, dentro del marco de un uso sostenible de los mismos.

Por medio de este acuerdo, la superficie de tierra continúa siendo privada y a la vez es protegida de manera permanente o por el periodo de tiempo acordado entre las partes e independiente de que el propietario cambié. Además, el acuerdo es voluntario y flexible, lo que permite incluir otros usos sustentables de tierra como ecoturismo, agricultura y silvicultura sustentable, entre otros.